El nuestro es un centro en el que al menos una vez a la semana, el aula se traslada a orillas del río Ebro para desarrollar lo que llamamos el “proyecto de campo”, que no es otra cosa que aprender naturaleza, en la naturaleza. Nos gusta conocer y aprovechar lo que nuestro entorno natural más cercano nos ofrece, porque estamos convencidos DE que solo se cuida aquello que se quiere y solo se quiere aquello que se conoce. Entendemos también que la forma de trabajar ha de ser en todo momento de carácter cooperativo e internivelar.

CURSO 2018-2019: ARRIBA: Diego, Ian, Perla, Andrés, Oier, Yamdel, Abdelgani, Germán, Candela, Ainoha, Noemí, Aitana, Hafsa, Adrian, Alba, Aitana, Isabel, Ana, Amanda. ABAJO: Alex, Adrián, Yayha, Alan, Iker, Yasmín, Akram, Bilal, Marwa, Valeria.
CURSO 2019-2020: ARRIBA: Adrián L, Marwa, Abdelgani, Maria, Iván,Isabel, Aitaa, Nessrin, Asier, Germán, Iker, Adrian R, Sabina, Oier, Leire, Marian, Aroa, Nryan, Noemí. ABAJO: Javier, Manuel, Yandel, Akram, Miguel, Héctor, Pablo, Emmanuel, Bruno, Irene, Amanda, Nerea.

 

ZAHARA ALONSO LAÍNEZ

Este proyecto para nuestra escuela, supone la oportunidad de utilizar el método científico en un proyecto científico real. A los alumnos le resuelta muy estimulante trabajar junto a científic@s “de verdad”, como dicen ellos. Durante el trabajo de campo, es bonito ver cómo los niños disfrutan con cada captura, y cómo para ellos es un juego. Ver cómo afrontan las dificultades que se dan en algunos días de colecta o aprenden de los errores. Es gratificante ver sus miradas atentas, su asombro, curiosidad o incluso el asco cuando se comen alguna mosquita. Y qué decir de su emoción cuando capturan otras especies…. A nivel personal, el investigar para investigar sin saber para qué va a servir la investigación y en qué momento, ha sido una de las cosas que más me ha sorprendido. Sólo me queda el agradecimiento hacia los responsables del proyecto, que, además de contagiar el entusiasmo por él, se han ocupado de la formación y la evaluación constante para atender las necesidades, dificultades o dudas que han ido surgiendo. Este acompañamiento ha facilitado mucho la implicación en el proyecto y lo ha convertido en una experiencia sumamente enriquecedora».

ÓSCAR BLASCO FANLO

«#MelanogasterCTF es un proyecto científico que abre las puertas de nuestro colegio hacia el entorno más cercano para cuidar la naturaleza. De una forma práctica y motivante, las niñas y los niños conocen y ponen en práctica el método científico, colaboran e investigan en equipo. Al tener que analizar diferentes tipos de Drosophila, elaboran y utilizan instrumentos para tomar muestras y también otros para analizar la información, como lupas o microscopios digitales. #MelanogasterCTF es un buen proyecto para trabajar en Ciencias de la Naturaleza, ya que el alumnado ve el sentido práctico y útil de la ciencia». 

JAVIER BLASCO ZUMETA

«Lo primero que destacaría, como aportación a los niños y niñas, es el haber realizado una actividad que puede calificarse como de iniciación al método científico. El muestreo de las moscas se realizaba siguiendo unas pautas establecidas que se repetían en cada sesión para no variar los resultados. Las muestras, después, eran procesadas en el aula tal y como se haría en el laboratorio de una Facultad de Biología (salvando las distancias y un poco la hipérbole). Aporta también el haber realizado una actividad de investigación al aire libre rompiendo así la monotonía de las paredes del aula. Y a nosotros como docentes el haber realizado una experiencia novedosa y enriquecedora. Y la satisfacción de haberla llevado a cabo con éxito… la evaluación que podría aportar es que ha merecido la pena y que volvería a repetirla.

 

 

JAVIER BLASCO ZUMETA
Entomólogo, maestro colaborador en el proyecto de Campo y autor de Atlas aves de Aragón: http://blascozumeta.com y http://monteriza.com

#MelanogasterCTF en el CEIP Ramón y Cajal, en internet
« 1 de 2 »

Where we are